jueves, 23 de julio de 2015




ÁMAME COMO ESA TARDE

COMO AQUELLA MAÑANA DE PRIMAVERA

ÁMAME

VEINTE VECES ÁMAME

COMO ESAS TARDES DE VERANO

QUE QUEDÁBAMOS EXHAUSTOS.


ÁMAME

VEINTE VECES , ÁMAME

COMO EN ESAS TANTAS ESTACIONES

IRREFRENABLES,

Y LUEGO

SENTÉMONOS A COCER AL VIENTO

NUESTRAS ALMAS 

INQUEBRANTABLES....



De mi poemario Dulces Revelaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario